top of page

Capturando el Amor en la Hora Dorada: Una Sesión de Compromiso Única en Tepeojuma, Puebla.

En enero tuve la oportunidad de ir a Puebla, México, no sólo de vacaciones sino para fotografiar.

Como fotógrafo, tu enfoque en capturar la belleza del entorno y la profundidad y sinceridad de las emociones compartidas convierte cada toma en una obra de arte. Utilizar el atardecer en Puebla no solo enriquece visualmente las fotografías con tonos cálidos y sombras suaves, sino que también encapsula el espíritu de renovación y continuidad, un hermoso recordatorio de que, a pesar de los años, el amor y la conexión solo se profundizan.


Esta sesión de compromiso en Puebla, más que una simple recopilación de imágenes, se convierte en un testimonio del camino compartido y del futuro prometedor que aún le espera a esta pareja.


Celebrar diez años de matrimonio es un hito significativo, y para Olga y Valentín, esa década de amor merecía ser conmemorada de una manera especial. Así que, decidieron celebrar su décimo aniversario con una sesión de fotos que capturara la esencia misma de su amor duradero.


Y como fotógrafa, tuve el privilegio de acompañarlos en esta emocionante aventura en la hermosa carretera local del municipio de Tepeojuma, Puebla.



Desde el momento en que llegamos, la energía del lugar nos envolvió en su encanto rural y su belleza natural. Con la luz dorada del atardecer como nuestro aliado, nos aventuramos por la carretera local, buscando los rincones más pintorescos y románticos para capturar la esencia de la conexión entre Olga y Valentín.




La complicidad y el cariño entre la pareja eran palpables en cada foto, mientras caminábamos entre los campos y los árboles que bordeaban la carretera. Cada risa, cada mirada cómplice, se convirtió en un momento precioso congelado en el tiempo.


Pero más allá de la belleza del paisaje, lo que hizo que esta sesión fuera verdaderamente especial fue la conexión genuina que compartimos como equipo. La confianza y la camaradería entre Olga, Valentín y yo permitieron que cada foto capturara la autenticidad y la emoción del momento.


Al final de la sesión, mientras revisábamos las fotos juntos, la alegría y la emoción en los rostros de Olga y Valentín lo decían todo. Habíamos logrado capturar la magia de su amor en cada imagen, creando recuerdos que atesorarían para siempre.


Para Olga y Valentín, esta sesión de compromiso no solo fue una oportunidad para celebrar su décimo aniversario, sino también un recordatorio de la fuerza y la belleza de su amor a lo largo de los años. Y para mí, como fotógrafa, fue un honor ser parte de esta historia de amor y capturarla de una manera tan especial.



Para mí, como fotógrafa, fue un honor ser parte de esta historia de amor y poder capturarla de una manera tan especial. A través de las fotografías, no solo pude conocerlos mejor, sino que también pude presenciar la belleza del amor verdadero en su forma más pura y auténtica.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page